Reproduzco aquí un post que acabo de leer en el blog Baxo l’adoquín, la playa  por su certero y argumentado análisis del conflicto minero, el papel de los sindicatos y el cambio de identidad minera que se ha dado en las cuencas. Tenemos que desmitificar ciertos aspectos de la lucha minera y éste es un buen paso para comenzar. Podeis leer el post original en este enlace http://yunclas.blogspot.com.es/2013/01/hai-una-lluz-nel-tunel.html

 

Nel testu siguiente sólo me pajeo mentalmente sobre la llucha  minera n’Asturies que ye la que conozo más de primera manu. Tamién tien una realidá específica  estremada de la de Lleón y otres zones del Estáu español. Si dalguien quier apuntar daqué sobre la realidá de la llucha minera nes comarques lleoneses sedrá bienvenía.
La llucha minera tien un componente míticu  n’Asturies.  La épica de la revolución d’Ochobre del 34, o les fuelgues de los 60 qu’espardieron la llama de la nueva oposición obrera al capitalismu franquista, tan tovía grabaes na memoria de los y les que d´una forma u otra naguamos pol cambéu social.  La historia del proletariáu tien páxines d´ oru na llucha de los mineros.
Nos tiempos modernos les coses ya son dalgo estremaes. Los mineros siguen calteniendo una memoria de lo que fueron y de lo que quixeron llegar a ser. La llucha ta venceyada al ser del mineru y ye parte fundamental de la so idiosincracia. Ensin embargu cola llegada de la democracia y la llegalización de los sindicatos dáse la paradoxa que`l sindicatu qu’atropa a la mayoría de los mineros asturianos, el SOMA-UGT, ye a la vez el principal sofitu del partíu políticu, el PSOE, encargáu de destruir y pesllar les mines tal y cómo desixe y ordena’l Capital internacional.
El SOMA –UGT afítase na minería como una rede clientelar de tipu mafiosa, creando prebendes y premios (ascensos, puestinos, trifásicos..) alrodiu de toa una cohorte de lliberaos comandaos por Jóse Angel Villa, máximu dirixente del sindicatu y ún de los principales pegoyos del PSOE asturianu.  Asina nun hai nin hubo protesta minera onde’l SOMA nun xugara siempre a dos bandes. Primero apoyaba y llamaba a la movilización y seguidamente la controlaba y dirixía pa los sos propios fines particulares. Hai que dicir, sicasí,  que na minería asturiana , la llucha y la movilización siempre surdía de les asamblees de pozu. La mayoría de les veces al marxe de los sindicatos y desbordando los calces llegales y institucionales.  Pero tamién tenemos que ser conscientes que nesti periodu democráticu, nunca la espontaneidá y la radicalidá llogró superar el control que tantu`l SOMA como CCOO (tamién convertíu en pocu tiempu nuna burocracia caltenedora del orde y el status quo capitalista a semeyanza del SOMA) exercíen sobre les movilizaciones. Ye verdá qu’hubo davezu enfrentamientos ente les cúpules sindicales y los mineros más conscientes. Durante los años 80 y primeros 90 foron contínues les engarradielles nes asamblees de los pozos, les fuelgues xabaces al marxe de la tutela sindical, la desautorización de los líderes sindicales, cuando non l’amarraza física con ellos. La memoria y el puntu de vista de clase a veces pesaba más que la presión de la mafia sindical, pero esto nun fizo que s’armara nenguna alternativa organizativa d’oposición duradera, más allá d’una tímida izquierda sindical dientro de CCOO y de la presencia testimonial de la Corriente Sindical d’Izquierdes en dalgunos pozos, que per otra parte debío al personalismu y les pelees ente los sos  cabezaleros, acabó como’l rosariu l’aurora.
La fuelga que precedió a la firma del Plan del Carbón del 91 onde  se robló la derrota (pieslle de les mines)  a cambiu de prexubilaciones  , soluciones personales y unos golosos fondos mineros qu’aprovecharon empresarios y cúpules sindicales pal so propiu porgüeyu,  fue’l  puntu y final a la fuerza minera como vanguardia de los intereses de la clase obrera.
Asturies , igual qu’otres zones d’Europa `con un texíu industrial obsoletu pa los intereses del Capital, taba sometía a un procesu de destruición d’empreses y puestos de trabayu,  echando a un paru cada vez más estructural  a miles de obreros/es. La resistencia a esti procesu tuvo dellos focos importantes en sectores como’l  Naval o empreses como Ike qu’entamaron lluches  qu’aun hoi recordamos con ciñu y dalgo de señaldá.
Cuando los mineros empezaron masivamente la fuelga contra’l pieslle de les mines que planteaba’l Plan del Carbón ellaboráu pol Gobiernu del PSOE, una vegada más toles esperances de la clase obrera asturiana punxéronse  detrás de la llucha de los mineros. La mítica de la revolución d’ochobre flotaba nel ambiente. Los mineros yeren una vez más los que diben  poder parar cola so llucha la voracidá del Capital y de los sos mamporreros.  Na batalla (igual que  n’otres anteriores y posteriores) participó tol mundiu.  Les barricaes poblábense d’estudiantes, paraos/es, yonkis que gritaben  a la guardia civil  “ETA mátalos”, pacifiques ames de casa qu’aventaben pela ventana les macetes de les plantes a la cabeza de los maderos más despistaos… Un principiu de sublevación social en toa regla. Tal fuercia asustó a les cúpules sindicales que temieron nun ser quién a parar tal movimientu.  D’esta miente los líderes de CCOO y del SOMA decidieron encerráse dientro d’un pozu pa convertise de nuevu  nos protagonistes d’una protesta que se-yos esmucía ente les manes. Ye daquella cuando’l capo del SOMA José Angel Villa dixo eso de que “pasarán por encima de mí cadáver antes de que se cierre un solo pozo” poques selmanes enantes de que roblara’l Plan del Carbón que suponía el pieslle  progresivu de pozos y la muerte de la minería como actividá industrial n’Asturies.
Pesie a que nun hubo un alcuerdu rápidu y que la firma del Plan foi retrucada en munchos pozos col seguimientu de la fuelga  dellos díes más, lo cierto ye que los sindicatos consiguieron comprar el silenciu de los mineros. Les prexubilaciones  taparon la boca al más protestón. ¿Quién yera’ l guapu que diba tar escontra de dir pa casa con un bon sueldu  y tovía con más de media vida per delantre…?  Los intereses  como clase foron derrotaos pol  interés personal  más inmediatu.  La “reconversión” de la clase obrera asturiana, con una tradición de llucha importante , venceyada a sectores industriales mui concretos , nuna masa de precarios/es ensin  vínculu nin memoria , condergaos a emigrar pa poder sobrevivir, empezó a ser ya una realidá ensin vuelta atrás.  Foi una “traición” mayoritariamente aceptada y asumía como inevitable. Abúltame que naide nes Cuenques Mineres y en toa Asturies pensó realmente que’l Capital diba a reindustralizar y a sustituir les mines por otru tipu de texíu productivu. Lo de pan pa hoi fame pa mañana nunca nun foi tan social y resignadamente aceptáu.
Ye verdá que la conflictividá minera volvió a resurdir n’Asturies enantes de la firma de cada plan, y especialmente nel 98 la revuelta paeció ñacer otra vez nes Cuenques Mineres. Pero una vez más pactos y firmes qu’amenorgaben puestos de trabayu y pesllaben esplotaciones foron cambiaos por prexubilaciones y perres pa los bolsillos de los burócrates.
LA ÚLTIMA FUELGA
Y nésto que nel branu d’esti pasáu 2012 estalla otra vez el coflictu. L’Estáu español  aprovechando la coyuntura  de crisis, desmovilización y retraimientu obreru anuncia’l recorte de les ayudes a la minería que supón el pieslle definitivu nun sólo de la asturiana sinon de la Lleonesa  y de tol territoriu estatal. Les coses ensin embargu ya nun son igual que yeren. De 40.000 mineros qu’había sólo queden 4000.  N’Asturies el panorama movilizador tamién camudó dafechu. Les maneres y formes paecíen ser les mismes qu’antañu. Fuelga indefinía, encierros, cortes de carretera,  duros enfrentamientos coles fuerces de seguridá…. Pero la realidá ya yera mui diferente. La movilización foi dirixía y remanada en casi toles sos formes pol SOMA-UGT, dende los cortes de carretera y tren hasta los encierros nos pozos. Lloñe de que participara masivamente  tola población como nos primeros 90, la protesta taba cerrada por orde del SOMA y del so capo (momia ya) Villa. Inclusu l’otru sindicatu-burocracia CCOO foi marxináu de les decisiones estratéxiques durante la fuelga.
Ensin dulda, a munchos/es fáesenos el culu Pepsi cola cuando vemos la fuerza minera quemando barricaes y tirando volaores a los pikoletos. Nun mos resistimos al agradable arume de la goma quemada y al calorín resultante de los neumáticos en llames. Y pa enriba salíamos d’una situación de calma y desmovilización producía por la nada na que se convirtió el 15 M y pola falta d’una resistencia concreta a los desmanes de la máquina charcutera del Capital. Y al igual que nosotros/es, una gran masa de xente, impresionada poles imáxenes que llegaben vía Facebook vió na llucha minera, de nuevu, como nel 34, como nos 60’s o ‘l 90, la esperanza del primu de Zumosol .. La lluz nel túnel y el comienzu d’una llama que s’estendiera como la pólvora a tolos sectores y xente afectao polos recortes.
Pero los deseos nun son la realidá. Los mineros d’agora nun son los del 34, nin siquier los de los 70´s. Amás que son munchos menos,  equí  n’Asturies tan cuasi monopolizaos pol sindicatu. Los mineros más mozos entraron a trabayar gracies a la mediación de los sindicalistes. La concencia histórica pesie a seguir calteniéndose en dalgunos aspectos ya nun respuende a una lóxica de clase sinón de grupu. La capacidá de resistencia ye muncho menor tamién. Los mineros actuales tan dientro de la voráxine consumista… de fechu’l prototipu de mineru anguañu  nun ye aquel qu’aforraba pa les fuelgues y resistía la fame y la falta perres col güertu y les vaques, sinon el propietariu de un par de cochazos, casa hipotecada y habitual consumidor de coca y prostitución.  Habrá de too, de xuru, pero ye innegable que d’unos años pacá la imaxe social del mineru modernu ye ésta.  Asina, a los dos meses de fuelga`l desgaste en dalgunos mineros y les sos families yera ya innegable. Los que llevamos varios meses en paro ensin cobrar un duru pue dános la risa cuando veíamos les quexes de dalgunes families mineres diciendo que ya teníen que dar de baxa internet. .. En fin, que naide me malinterprete, simplemente toi retratando una realidá de la que nun podemos abstraenos si queremos avanzar y estender la llucha y la oposición a la sociedá de clases.
La malvada estratexa del SOMA nun desplica por sí sóla, el fracasu y cierre d’una protesta qu’empezó con tanto puxu y qu’ esconsoñó tantes concencies.  L´increíble apoyu escenificáu por más de cien mil persones a la llegada de la marcha minera a Madrid nun sirvió tampocu pa siguir el combate. Quicías porque esti combate ya taba viciáu d’antemanu. Nun hai una solución social al problema de la desapaición de les mines como nun seya’l cámbeu de sistema.  Plantear más prexubilaciones o xestión de perres pa trabayaores y empresarios ye daqué que nun se sostién. El tiempu de les soluciones personales y de siguir col status de “privilexu” ta acabáu. Primero porque al Capital ya nun-y fai falta comprar les boques de los mineros puesto que puen facelo de baldre. Y segundo porque ya nun hai un cuerpo social que vaya  apoyar y tragar tal sapu. Les mines siguen siendo la forma de supervivencia de munches zones d’Asturies y Lleón pero la llucha contra’l so pieslle nun puede ser ya nunca más propiedá únicamente de los mineros.
Si d’equí a pocu vuelve a reactivase la protesta sólo podrá dir palantre si los protagonistes de la mesma planteen la custión de clase en tola so profundidá.
Les manipulaciones del SOMA y CCOO, y la soberbia de los dirixentes sindicales tienen que ser denunciaes y combatíes.  La llucha minera podrá de nuevu ser vanguardia  si se desendolca al marxe de los sindicatos y s’empobina a la xunión con tolos/es proletarios/es  aplastaos pol sistema capitalista y l’estáu que-y sirve. Si se convierte nun puntu de referencia pa toos y toes los que queremos lluchar y cambiar les coses, ensin dubia  taremos frente a la meyor noticia posible, pero si como hasta agora ciérrase sobre sí mesma y sigue les consignes de los sindicatos únicamente pa salvar el culu propiu, veremos el final más deshonrosu posible pa un seutor obreru protagonista de dalgunos de los momentos más “gloriosos” de la contestación proletaria.
Leave a Reply